Acampada de Esculta

Este fin de semana (19-20 de Mayo) la Esculta estuvo de acampada en Navas del Marqués, y ¡que recueros vienen a la mente! para los más antiguos del grupo al ir a Navas del Marqués, un lugar en otro tiempo muy visitado en acampadas de Grupo.

Y aunque fue en una casa y en principio pueda parecer un poco alejado del ideal de una acampada en plena naturaleza, por estar en un el interior de un núcleo urbano. Nos encontramos en un estupendo marco donde realizar nuestras actividades, una casa en una zona tranquila, en un pueblo situado en un magnifico entorno natural.

Actividades que tenían como objetivos conocerse mejor entre los miembros de la sección y fomentar el sentimiento de unidad en la Esculta. Entre otras actividades, pudimos disfrutar de un pequeño paseo por las arboledas cercanas, donde realizamos un animado debate y algunos juegos, todo acompañado del buen tiempo que ha imperado el fin de semana. Por la noche y antes de dormir una Asamblea de Esculta.

El domingo de vuelta hacia la estación, miembros de la Esculta se encontraron tirado en el camino un teléfono móvil, el cual hemos hecho llegar a su dueño después de ponerse en contacto con nosotros.

En la cita concertada con el dueño del teléfono, donde nos contó como lo había extraviado y preguntaba como lo habíamos encontrado, se mostraba sorprendido por el hecho de que le devolvieran su teléfono, que era de los de última generación y por tanto de gran valor económico. Que no esperaba recuperarlo puesto que la mayoría de la gente no se hubiera molestado en devolverlo y se lo hubiera quedado. Que debería haber más gente que actuara de esta manera, a lo que le respondí que eramos Scouts y que era nuestra forma normal de actuar.

Después de volver a agradecer el detalle de haberle devuelto el teléfono, que aparte de lo económico esta el trastorno que supone hoy en día perder un artilugio tan usado y con tanta información almacenada, nos ofreció una pequeña recompensa, la cual y tras mucho insistir en que no hacía falta, puesto que no lo hacíamos por ese motivo, pasará a las arcas de la Esculta.

En resumen, lo mejor el cumplir los objetivos de la actividad y una agradable anécdota y lo peor la ausencia de parte de la Esculta que no pudo asistir a la acampada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *