Baden Powell

Lord Robert Stephenson Smith Baden Powell of Gilwell

Los primeros años de su vida

El 22 de Febrero de 1.857 salió un doctor de una casa de una tranquila calle de Hyde Park, Londres. Los Baden Powell vivían allí y el décimo segundo hijo del distinguido científico, pastor, y Profesor de Oxford acaba de nacer.

El niño fue bautizado con el nombre de Robert Stephenson Smith, tomando los dos primeros nombres de su padrino, el famoso ingeniero.

Era un alumno apto para el arte y pronto empezó a dibujar usando ambas manos era muy curioso para investigar cosas inusuales y necesitaba largas explicaciones para satisfacer su curiosidad.

Cuando apenas tenía 3 años murió su padre y la vida se convirtió en una dura lucha para la gran familia, en la que su madre cumplió una buena tarea. De ella Roberto dijo años después: “era maravillosos cómo esa mujer supo criar a todos y ninguno de ellos salió malo”.

Como Robert y sus hermanos no tenían dinero para comprar sus gustos, aprendieron a ser hábiles y tuvieron mucha satisfacción en hacer sus propias canoas para pescar y navegar.

Roberto estaba muy interesado en los trenes y después de ayudar a su mamá haciendo mandados y otros trabajos de la casa empleaba horas mirando a los trenes y preguntando sobre ellos; quería ser en aquel entonces un maquinista.

Lo bien que la madre de Robert educó vistió y sostuvo a su gran familia, quedo reflejado en un libro llamado “LEYES PARA MÍ CUANDO SEA VIEJO” que Roberto escribió cuando tenia 8 años. El libro termina así: “Debes rezar a Dios cada vez que puedas, pero no puedes ser bueno con solo rezar”.

Durante sus años escolares Roberto y sus hermanos viajaban mucho a muy poco costo. Se construyeron un pequeño bote, aprendieron a hacerlo navegar por medio de una vela y pasaron la mayoría de sus vacaciones navegando.

Navegaban río arriba, escogían un lugar apropiado y en él construían chozas de ramas y pasto. Pescaban, cogían conejos y pájaros y así se proveían de alimento. Roberto debía tomar parte en el trabajo pescando y cogiendo conejos, haciendo algo de la comida y bastante del labado de los trastes.

Sus primeros ensayos de cocina no tuvieron mucho éxito. Una vez la sopa que él cocinó estaba tan mala que sus hermanos le obligaron a tomársela toda.

A los 14 años fue escogido para que interpretase el papel principal en la pieza teatral del colegio. El nombramiento le sorprendió y tuvo miedo de ser un fracaso, pero su dedicación hizo que su participación tuviese un éxito clamoroso. Después, siempre tuvo gran interés por las representaciones y desarrolló una gran habilidad como actor.

Roberto no fue un escolar brillante; sus calificaciones eran una mezcla extraña de alabanzas y críticas: “regular, podría portarse mejor”,“satisfactorio en todo aspecto”, “se ha vuelto muy flojo, con frecuencia se queda dormido en clases”

Roberto se inscribió en el cuerpo de Cadetes de la Escuela y se convirtió en corneta de la banda. También tocaba el violín en la orquesta de la escuela y por algún tiempo fue su director.

En 1.872 La Escuela de Chárter House se cambio a Godalming Surrey, cerca de esta había un matorral, un tramo largo de bosque, en una ladera muy inclinada. Estaba fuera de los linderos de la Escuela, pero atraía a Roberto como un Imán, allí se convirtió en montero. Solía trepar por el cautelosamente, buscando señales, observando la vida silvestre, poniendo trampas y cuando cogía un conejo o una liebre, lo desollaba y lo cocía en un pequeño fuego sin humo, pues los profesores solían pasear por el bosque en busca de los muchachos que traspasaban los linderos. Así aprendió lecciones en acecho: como quedarse como una estatua, pues una criatura inmóvil rara vez llama la atención. Y cuando los profesores aparecían, él trepaba rápidamente a los árboles sin hacer ruido, pues sabía que la gente poco ve hacia arriba, nunca le descubrieron.

Durante las vacaciones de Roberto y sus hermanos se dedicaban con mas ahínco a las aventuras. Pudieron comprarse un bote plegadizo y con él hicieron excursiones largas, llenas de aventuras, acampando desde Londres hasta Gales.

Remontaron el Támesis hasta su nacimiento, excursionaron por los cerros de Avon, navegaron a la vela hasta bristol y atravesaron el estuario del Severn que tiene 13 km y corrientes peligrosas hasta llegar a Wyce.

Más tarde compraron un bote de 10 toneladas en el que navegaron por las costas de Inglaterra y Escocia, enfrentándose a mayores peligros de los usuales, pues pensaron que si encontraban algún barco en peligro y lo salvaban ganarían con ello una fortuna. Así pues se hacían a la mar cuando había galerna y una vez en el canal por poco se hunden, cuando el bauprés se les hizo pedazos y las velas se les rasgaron; pero una hábil maniobra les salvó.

Roberto jugaba fútbol y criket en la escuela, aun cuando no con mayor éxito que el que tenía en sus clases. Mas era individualista y le gustaba experimentar. Se quitaba los zapatos de fútbol a la mitad del juego para sentir los pies más a gusto y cuando jugaba en la meta, lanzaba fuertes y terroríficos alaridos de guerra.

A pesar de todo, los días que pasó en la escuela los aprovechó adiestrándose para la vida que le esperaba y el Dr. Halg Brown le dijo al despedirle: “Su habilidad es mayor de la que aparece en el resultado de su trabajo formal y yo estoy satisfecho de su conducta”.

Los últimos años de su vida

Apaciblemente murió el 8 de Enero de 1.941; un grupo de Soldados y Scouts, en el que se mezclaron los blancos y los negros, lo condujo hasta su ultima morada a la sombra del monte Kenya.

Y una placa conmemorativa fue colocada mas tarde en la abadía de Westminster, en la Capital del Imperio donde se honra y recuerda a los grandes hombres. “B.P. ha ido a descansar, pero su espíritu vive en el corazón de la juventud. Hoy, mañana y todos los días en algún rincón del universo un muchacho esta haciendo su promesa Scout por primera vez. Una Promesa tal cual B.P. la estableció, de hacer todo lo posible por vivir una vida de hermandad y comprensión, y tratar de obtener esa paz en la cual la tierra se ha prometido a los hombres de buena voluntad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *